GUIA PRÁCTICA PARA ELEGIR LA MEJOR INTERFACE DE AUDIO

Roque Molina | Tutoriales |

En este tutorial vamos a hablar sobre los puntos clave a tener en cuenta a la hora de elegir que tarjeta de sonido (interface de audio) es la más adecuada para nuestro home estudio.

La mejor interface de audio no es siempre la de mejor calidad, ni la mas cara, ni la más barata sino la que resuelva la mayor cantidad de situaciones posibles en nuestro quehacer diario, teniendo un coste adecuado para el benefíco que extraigamos de ella.

El término “tarjeta de sonido”, hoy comunmente sustituido por interface de audio, se empezó a incorporar a finales de los años 80 cuando se hicieron populares las míticas Sounblaster, que tenían el formato de placas (tarjetas de circuito impreso con los componentes al aire) y que se insertaban en los ordenadores tipo “torre” comunes en la época.

242

Hoy en día son muy raras las que se basan en este tipo de elemento insertable y se ha tomado casi por estandarizado el uso del archiconocido conector y cable USB para conectar la caja externa que hará de punto central de todo home estudio de producción. Casi todas las webs o tiendas las conocen por el nombre de interfaces de audio.

KOMPLETE_AUDIO_6_esquema

Esquema de conexión típico de los elementos de audio o intrumentos a una interface de audio USB y al ordenador

 

Las interfaces de audio son, como hemos dicho, el elemento central de todo home-estudio moderno y su función principal es la de permitir grabar (digitalizar) y reproducir audio con la calidad necesaria para abordar producciones de profesionales de pretensiones medio-altas.
Nos referimos a digitalizar para describir proceso de convertir el audio analógico, capturado a través de micros o generado por sintetizadores, guitarras u otros instrumentos eléctricos, en audio digital que es el único formato almacenable en memorias o discos duros. Lee este artículo de Wikipedia para saber más.

Cabe remarcar que hoy en día, afortunadamente, casi no hay interfaces de calidad baja, eso es cosa del pasado… desde muy bajos precios pueden adquirirse interfaces de audio con capacidad para grabar con una calidad equiparable o mejor que el Compact Disc, con frecuencias de muestreo de arrancan en los 44, 1 Khz y que en algunos casos superan los 96 Khz llegando a los 192 Khz y con 24 bits de resolución en la mayoría de los casos. La calidad que se puede extraer trabajando con estos estándares, buenos micros y cualquier software DAW moderno es tal que haría sonrojar y llorar de rábia a los técnicos de sonido que gastaron miles de euros en équipos de grabación profesionales en los 80 ó 90.

Vamos a repasar los puntos clave que nos permitirán escoger y comprar sin equivocarnos y nunca gastando más de lo necesario, nuestra nueva interface de audio, con la seguridad de no meter la pata.

ELEGIR EL TIPO DE CONEXIÓN (USB 2, FIREWIRE, PCI-E, PCI-X, THUNDERBOLT)

Dividiremos las interfaces de audio en dos grandes tipos, las tarjetas internas (tanto para PC como MAC) y las externas. A las internas (PCI) les vamos a dar poco espacio en este texto pues, como hemos dicho, son cada vez más difíciles de encontrar.

USB 2 ó 3

Como estamos hablando de como elegir bien para un home estudio básico o medio diremos que, sin duda alguna, el USB 2.0 (o USB 3.0) es un sistema fiable, más que probado, de fácil instalación (en muchos casos como en los ordenadores Apple sin drivers), impide los errores al conectar (impide introducir cables al revés ni siquera forzándolos…), usan bajo voltaje en los conectores para impedir chispazos (si, el firewire podía producir incluso pequeños chispazos aunque parezca increible), permite la conexión y desconexón “en caliente” con los equipos encendidos, es transportable entre los diferentes ordenadores actuales Mac y PC y totalmente estándarizado como sistema.

La cantidad de “canales de audio” de entrada y salida que permite USB 2.0 y la estabilidad en dicha comunicación se han demostrado más que suficientes para un sistema de características medias con hasta 16 entradas y 16 salidas simultáneas de audio en diferentes formatos. Con USB 3.0 se puede superar ampliamente esa cantidad de entradas y salidas lo que nos lleva a un território mucho más allá del “home studio”.

Elegir una tarjeta de audio con este sistema de conexión es, por el momento, una gran elección.

FireWire o Hybrid

Todo lo mencionado en el apartado anterior ha derivado en que se está convirtiendo en una tarea dificil el encontrar placas base o portátiles que incorporen de serie el puerto FireWire, por lo que la industria a acabado abandonando este sistema para el diseño de nuevos modelos de interface de audio. Sin embargo fabricantes de referencia histórica como MOTU aún conservan en su catálogo sus modelos más importantes en formato híbrido, manteniendo USB y FireWire como puertos de conexión.

hybrid interface

Ventajas de disponer de un “box” de conexiones externo al ordenador

El disponer de un componente “externo” al ordenador en donde se concentran los conectores de audio de entrada y salida, nos permite ponerlo cerca de nuestro lugar de trabajo, al alcance de la mano y así acceder a los controles de volumen, de monitorización por auriculares o de control de ganancia de entrada tantas veces como necesitemos, lo cual es muy cómodo.

Es posible también usar estos “boxes” externos como si fueran un patch de conextionoes de estudio e instalarlos directamente en la “pecera” del mismo, puesto que la distancia de cable lo permite (en la práctica sería posible incluso un cable USB de unos 10m) y de esa manera aislar los micrófonos del ruido de los monitores o el ordenador mientras grabamos.

La alimentación de la mayoría de los modelos se hace desde el ordenador (USB bus powered) lo que siempre es una gran ayuda para los que odiamos los cables extras y las “cucarachas” en forma de alimentadores de mil tipos diferentes y que siempre se pierden o se olvidan en el último bolo.
No obstante recordemos que, en los modelos con más cantidad de entradas y salidas, y siempre que usemos phantom es recomendable tener el ordenador conectado a la red eléctrica para evitar descarga rápida de la batería.

La única “pega” que se nos ocurre en este tipo de interfaces es lo fácilmente que se puede desconectar el cable USB, sobre todo en situaciones de directo. Hay que tener mucho cuidado o asegurarlos con cinta adhesiva para evitar desastres. En ese sentido la experiencia nos ayudará a desarrollar nuestros trucos.

Previsiblemente no habrán grandes cambios en el futuro en cuanto a la utilización de USB 2 en ordenadores como sistema de conexión para periféricos, la miniaturización conseguida y la generalización de este formato hacen difícil que un fabricante (que no sea Apple con su Thunderbolt) se tire al monte en este momento para producir un sistema alternativo. Las actualizaciones que se hagan, como sucedió con el paso a la versión 3.0 han guardado compatibilidad con los anteriores, por lo tanto no hay problemas a la vista en ese sentido.

Así pues, USB 2.0 es nuestra recomendación. Más abajo hablaremos de otros sistemas y veremos sus ventajas añadidas o sus inconvenientes.

 

NÚMERO DE ENTRADAS Y SALIDAS INDEPENDIENTES, TIPO DE LAS MISMAS Y OTRAS CONSIDERACIONES.

Lógicamente debemos analizar nuestras necesidades antes de comprar ya que las posteriores ampliaciones pueden ser dificiles, caras o simplemente inviables.

Entradas de micro e intrumento (Hi z)

La inmensa mayoría de los músicos caseros solo necesitará una entra de micro, desde la que conectar el micro para la grabación de unas voces y entradas de línea para conecta teclados o reproductores de CD’s o MP3. Las entradas de línea serán en muchas ocasiones conmutables a una de entrada de alta impedancia a la que conectar el instrumento (bajo o guitarra) de forma directa.

La conexíón de bajos o guitarras directamente a entradas de línea no es correcta y aunque podamos llegar a grabar perderemos cuerpo y frecuencias del sonido de estos instrumentos.

La entrada de previo de micro cuando la haya, es mejor que disponga de entrada XLR (también llamado Canon) dado que los micros profesionales tienen este tipo de conexión, que aporta mejoras en la relación señal ruido gracias a su sistema de balanceado de señal.  Incluso  sería mejor disponer de un conector combo que fuera jack y XLR a la vez para permitir los dos tipos de conectores.

combo

¿Que es mejor, dos previos de micro o solo uno?

Esta es una gran pregunta dado que es mas cara una interface de dos previos que una de uno. Debermos pensar si vamos a usarlos y tener en cuenta que la versatilidad de disponer de dos previos nos permite abordar la grabación de instrumentos con múltiples enfoques de microfonía, por ejemplo, podemos usar un micro de mástil y otro para el cuerpo en la grabación de una guitarra. Situar un par estéreo de micros aéreos que puede solucionar la grabación de toda una batería si le pones un poco de atención a la colocación.

par estéreo

Audix_ADX51

En la imagen superior vemos un par de micrófonos colocados formando un par estéreo de cásulas coincidentes en configuración sobre dos ejes XY y que se puede variar en ángulo para conseguir un efecto estéreo más ámplio o mas centrado.

Otras aplicacionse serían la grabación de coros vocales con dos micros separados, grabación de pianos verticales o de cola con micro para agudos y micro para cuerdas graves, grabación de congas, grabación de bongos, o simplemente grabación de dos guitarristas a la vez, son todas ellas situaciones muy comunes dentro de un estudio de grabación y que se abordan con mayor garantía de éxito con la simple diferencia entre tener dos entradas de micro en lugar de solo una en nuestra interface.

El Phantom

El phantom o alimentación para micrófonos de condensador es también muy útil dado que la proliferación de micrófonos de condensador económicos al alcance de cualquiera es una de las grandes noticias de los últimos años. La calidad que brindan estos micrófonos y a precios actualmente de risa, hubiera hecho enloquecer a los músicos y productores musicales de otras épocas. que tenga Phantom es pues imprescindible.

En algunas interfaces de audio no es posible activar el Phantom desde el panel frontal de la misma y hay que recurrir al panel de control en software de la misma.

Interfaces multientradas

Si tenemos planes más ambiciosos como grabar cosas más complejas, por ejemplo una batería con 8 micrófonos, o grabar por pistas pequeños grupos en directo tocando todos a la vez en un local y enviando las señales separadas hacia una mesa de mezclas, es mejor que lo tengamos claro antes de tomar la decisión de compra,

En ese sentido el disponer en nuestra interface de audio de un puerto ADAT nos permitirá el añadir 8 entradas y 8 salidas analógicas adicionales a las de serie que tanga la interface. Eso si,  tendémos que invertir en el correspondiente conversor A/D externo y conectarlo al puerto ADAT. Hay que decir que los conversores (depende de marcas y modelos) pueden encontrarse desde precios muy asequibles dado que el fabricante no tiene que destinar recursos a la programación ni mantenimiento de drivers, pues no los necesitan. Simplemente se conectan a cualquier puerto ADAT, se configuran muy rápidamente y a trabajar.

NOTAS:

  • Algunas interfaces de audio, pueden ser usadas como conversor, otras no. Se trata de un detalle no menor que aumenta su versatilidad de forma notable.
  • Algunas interfaces disponen de capacidades para funcionar como mezclador externo (incluso con efectos digitales) cuando no están conectadas al ordenador. Se trata también de un detalle de importancia que nos puede sacar de más de un apuro y que aumenta su valor.

adat port

8 pre

En la imagen podemos apreciar los dos conectores de salida ADAT que permitirían añadir 8 entradas de previo de micro a cualquier interface dotada de las correspondientes entradas ADAT, como la Ultralite de arriba.

Este tipo de grabaciones multimicrofonicas requieren habitualmente para su control y monitorización del uso de una mesa de mezclase externa que puede ser incluso de cierta complejidad. Grabar con varios músicos requiere también preveer un sistema de monitorización múltiple para los mismos y una forma de hacerles llegar a cada uno las mezclas que quieran para grabar comodamente de forma independiente. Este tipo de configuraciones se aborda mediante caras mesas de estudio, pero en la actualidad existen interfaces de audio como las MOTU que disponen de un completo y complejo mezclador interno por DPS (digital signal processing) independiente y totalmente controlable desde un ordenador o un iPad via WiFi.

cue mix

MIDI

El disponer de entrada y salida MIDI sigue siendo una gran prestación en cualquier interface de Audio y normalmente no encarece el producto en absoluto.

Nuestras recomendaciones en resumen:

  • Mejor dos entradas de micrófono que una.
  • Disponer de una entrada de alta impedancia con jack “grande” aparte de las entradas de línea para poder conectar directamente guitarras o bajos.
  • Las entradas RCA siempre serán una peor opción que las de jack dado que no son balanceadas y lo mismo en las salidas (al menos cuando se necesiten hacer grandes tiradas de cable)
  • Ausencia de alimentador externo. Una cosa menos que podemos olvidar por ahí.
  • Botón de encendido y apagado frontal. Olvidar equipos encendidos les resta vida útil y consume energía
  • Detalles como el disponer de controles de ganancia para las entradas o control de volumen de salida en el panel frontal, indicadores de pico de señal en color rojo con LED así como salida de auriculares con volumen independiente en el panel frontal son prestaciones de gran ayuda.
  • A ser posible que tenga puertos ADAT y MIDI
  • La mayoría de las tarjetas actuales copian esa configuración como una flor copia a la de al lado.

 

komplete-audio-6_02
zoom interface

DRIVERS. LATENCIAS Y COMPATIBILIDAD

Uno de los aspectos cruciales en la elección de una tarjeta de sonido es sin duda su driver. Un driver es una pequeña pieza de software que hará que el sistema operativo, sea cual sea este, sepa que debe hacer para comunicarse con ese nuevo dispositivo que acabas de conectar al ordenador y que desconocía totalmente, dado que ese nuevo equipo no es estándar y puede tener múltiples formas y capacidades se necesita el complemento del driver para usarlo. Los dispositivos más estándar como teclados MIDI u otros más generales como impresoras etc, no necesitan drivers en muchos casos, o mejor dicho si los necesitan, pero vienen preinstalados en el sistema operativo, por lo que el reconocimiento de estos dispositivos es automático. En los dispositivos de audio hay que reconocer que se ha avanzado mucho con las estandarizaciones e incluso sistemas operativos como MacOSX con su Core Audio han representado pasos de gigante en simplificad nuestra vida, pues eliminan totalmente la necesidad de la intalación de un driver.

El driver de una tarjeta de sonido es una parte crítica de al mismo y puede hacer que el funcionamiento de esta sea “como la seda” o una pesadilla de cuelgues y reinicios del sistema.

La no actualización a tiempo por parte de los distintos fabricantes de los drivers de sus productos tras la aparición de una nueva versión de nuestro sistema operativo puede ser muy frustrante e incluso llevar a la total obsolecencia a nuestro producto, no quedando más remédio que venderlo.

Es ese sentido inventir nuestro dinero en material de un fabricante de confianza con larga trayectoria en el mercado, que renueve sus drivers periódicamente en su web y que actualice y se adapte en poco tiempo o por adelantado a los nuevos sistemas operativos que aparezcan es sin duda lo mejor. Un repaso histórico o un simple vistazo a la web, nos dará pistas de quien lo ha estado haciendo bien y quien lo está haciendo mal hasta ahora.

Escoger marcas conocidas con una trayectoria más larga en la industria y con una comunidad de usuarios mayor es la mejor opción.

En resumen deberíamos escoger pues una tarjeta de fabricante notorio, compatible Mac y PC, con página web donde haya área de descargas de libre acceso (intenta acordarte de tu password a las doce de la noche antes de un bolo mientras echas culebras por la boca) y con compatibilidad con los sistemas que a día de hoy son estándar como ASIO en PC y CoreAudio en MacOSX.

LATENCIA

La latencia es uno de los problemas con los que cualquier principiante se encuentra en sus inicios. Cabe decir que las cosas han mejorado con el tiempo hasta convertir este problema en algo del pasado. La mayoría de tarjetas de audio tienen drivers de baja latencia capaces de hacer que las tareas de grabación por pistas, monitorización de lo que estamos tocando y mezcla posterior se realizan con total comodidad y sin que nos lleguemos a preguntar que es la latencia. No obstante para los más novatos una breve explicación no vendrá mal. El tiempo de latencia es el tiempo que un sistema (el ordenador y su programa de audio con ayuda del driver) tarda en manejar los datos digitales en sus procesos de entrada – grabación – salida. Para entenderlo mejor, vamos a explicar los efectos de una latencia baja y todo el mundo lo entenderá.

Si pulsas una tecla de tu teclado MIDI lo que quieres oír es el sonido de tu sinte virtual en ese instante, no un segundo después.

Si quieres grabar tu guitarra con un micro y ponerte unos auriculares para poderte escuchar mientras grabas o escuchar el playback de lo previamente grabado, querrás escuchar la guitarra sin ningún retardo o sino tu grabación se convertirá en poco menos que imposible. Creemos que ha quedado claro.

Los problemas de latencia en un home estudio se han producido desde siempre y siempre ha habido formas de evitarlos o de convivir con ellos. No nos vamos a extender de momento en explicarlos, por que creemos que son cosa del pasado. Cualquier tarjeta actual conectada a un ordenador de características actuales cnseguirá valores de latencia entre los 2 y los 10 milisegundos de latencia, lo cual es inapreciable a efectos prácticos y no afectará a los procesos más típicos de nuestro trabajo, como la grabación por pistas (overdubbing) tocando encima del playback anteriormente grabado o el uso de instrumentos virtuales en tiempo real desde un teclado MIDI.

Es importante remarcar que el ordenador que tengamos puede influir en sobremanera en la latencia mínima que podamos alcanzar y que por muy buena que sea una interface de audio si la conectamos a un ordenador anticuado tendrémos problemas. Los ordenadores baratos no son siempre la mejor opción y elegir con cuidado una configuración adecuada para trabajos multimedia, con discos duros rápidos y tarjetas gráficas con mucha memoria propia y capacidad de proceso va a ser necesario. Los ordenadores de oferta del mes de cualquier gran superficie comercial, mas pensados para trabajos de oficina, nos darán quebraderos de cabeza para trabajos intensivos con audio. Tenedlo en cuenta.

 

LA CALIDAD DE GRABACIÓN

En un mundo donde el MP3 se ha convertido en el estándar de distribución de música, los 24 bits y 96 Khz que alcanza cualquier tarjeta de sonido económica son sencillamente impresionantes y en la mayoría de los casos no es necesario pasar de usar 44.1 Khz y 16 bits para conseguir magníficos resultados en nuestras grabaciones. Si además tenemos en cuenta que trabajar con los valores más altos repercutirá en la necesidad un ordenador mucho más potente y caro para lograr resultados ligeramente superiores debemos pensar en ello. En el punto #5 de este excelente artíulo de António Escobar en Hispasonic puedes leer una opinión de solvencia contrastada sobre esto, para que no te coman el coco.

Para comprnder la influencia de estos parámetros en la calidad de una grabación digital y su funcionamiento te recomendamos la lectura de este artículo de la Wikipedia.

La inmensa mayoría de las joyas musicales de los 80 y 90 que se escuchan constantemente en la radio se grabaron con equipos de miles de euros de coste y cuya calidad sería puesta en serios aprietos por una tarjeta de audio de 250€ actuales. Tenlo en cuenta, se practico, no te dejes enredar.

No vamos a decir que no hay diferencias de calidad de audio entre diferentes interfaces, pero si nos movemos en el ámbito del home estudio, la simplicidad será siempre bienvenida y el panel de control del driver de algunas tarjetas que hemos visto, hace falta hacer un curso para entenderlo.

Además otros componentes de tu home estudio como los altavoces de que dispongas, los micros y su colocación, la calidad de los instrumentos usados, su afinación, tratamiento acústico de nuestra cabina de grabación, etc. son factores en los que podremos trabajar intensivamente para conseguir tremendos avances en la calidad de nuestras grabaciones en nuestro home estudio, sin necesidad de gastar muchos euros en una tarjeta mejor.

Recuerda, una norma que se usa en el mundo del audio desde hace mucho tiempo es la que dice que “la fortaleza de toda tu cadena de audio será marcada siempre por el elemento de peor calidad”. Es decir, debemos balancear nuestra inversión en cada componente, pues comprometer la calidad y los resultados de un componente muy bueno con otros muy malos conectados e el no nos llevará a buenos resultados.

EL SOFTWARE INCLUIDO

Nuestro sistema home estudio (ni ningún otro que se base en un ordenador) no sería nada sin el software, de hecho no se podría ni encender, sin embargo la mayoría de la gente (sobre todo los principiantes mal aconsejados) confía su nuevo y flamante sistema informático de cientos o de miles de euros a la instalación y control del mismo con software pirata. Esto es hoy en día bastante inaceptable además de en muchos casos innecesario.

Hemos avanzado tanto en los últimos años que la mayoría de tarjetas de sonido viene acompañadas de paquetes de software de impresionante calidad que nos permitirán realizar producciones aspirante a ganar un Grammy sin gastar ni un euro adicional. Programas de grabación multipistas digital, con pistas MIDI y de audio, efectos, instrumentos virtuales, mezcla, edición de audio, etc. comúnmente conocidos como DAW (digital audio workstation) son comúnmente incluidos como parte del paquete de las tarjetas de sonido más comunes. Programas como Cubase LE6, Traktor LE6, Protools LE, Cakewalk, Audio Desk etc, son realmente impresionantes.

Un ingeniero de audio de los 80 de hubiera cortado un dedo por tener algo así. Y ahora es gratis.

Los instrumentos virtuales y samplers con cientos de sonidos de una calidad tremenda son ahora de regalo en la mayoría de tarjetas de sonido actuales. No cometas el error de no usarlos en tus producciones y de no evaluar sus características antes de descartarlos y pensar en piratear un producto superior. Además, estos softwares sirven normalmente como descuento (y a veces no pequeño) al comprar un producto superior del mismo fabricante.

KOMPLETE SELECT

En la imagen apreciamos detalle del paquete de intrumentos Komplete Elements que se incluye de forma gratuita en la interface Komplete Audio 6 de Native Instruments.